Dermatología clínica, estética y quirúrgica
Dr. Adrián Ogrodniczuk

Suscribirse  

Zinc y piel La acrodermatitis enteropática (AE) es una entidad bien reconocida causada por un defecto heredado de la absorción de zinc ocasionando hipozincemia

Autor: DME Dermoestética Médica
Fecha de publicación: 05/04/2014

Dres. Piyush Kumar, Niharika Ranjan, Ashim Kumar Mondal, Avijit Mondal, Ramesh C Gharami, Arunasis Maiti Dermatol Online J. 2012 Mar 15;18(3):1.

Se ha reconocido hace tiempo el rol biológico del zinc en el cuerpo humano, pero se ha identificado mucho más tarde la deficiencia clínica de zinc.  El zinc es un elemento esencial que es un componente integral de varias métaloenzimas del cuerpo y por lo tanto participa de varias funciones biológicas.  El zinc estabiliza las membranas celulares y protege su integridad reduciendo la formación de radicales libres y previniendo la peroxidación de lípidos.  El zinc es requerido para la función del sistema inmune.  Ayuda en la síntesis de proteínas, reproducción celular, curación de heridas, y juega un rol mayor en la fertilidad y concepción.  El suplemento de zinc tuvo varios usos en medicina incluyendo la reducción en la duración de la malaria y la severidad de las enfermedades respiratorias y diarrea.

La deficiencia de zinc puede ser heredada o adquirida.  Ambas formas tienen manifestaciones clínicas similares.  La acrodermatitis enteropática (AE) es la forma heredada, descripta en 1943 por Danbolt y Closs.  Sin embargo, la causa es desconocida y la enfermedad generalmente es fatal.  No se estableció relación entre AE y deficiencia de zinc hasta 30 años luego de la descripción clínica inicial.  El estudio genético en consaguíneos con AE localizaba el defecto genético en 8p24.  El gen defectuoso se identificó como SLC39A4, que codifica una proteína llamada proteína transportadora reguladora de zinc/hierro (hZIP4).

La acrodermatitis enteropática clásicamente se presenta durante la infancia o en el destete de amamantamiento a fórmula o cereal; éstas tienen menor biodisponibilidad de zinc que la leche de pecho.  La condición se caracteriza por la tríada de dermatitis, diarrea y alopecia.  Sin embargo, sólo el 20% de los pacientes presentan los 3 componentes al mismo tiempo.  Los pacientes inicialmente presentan dermatitis erosiva perioral y boqueras, que progresan para involucrar la cara, partes acrales, y área del pañal (figs 1,2, y 3). Puede presentar eritema palmar, algunas veces con escamas anulares.  La manifestación extracutánea predominante es la diarrea, que es la manifestación más variable.  Puede ser intermitente o estar ausente.  Puede ocasionar disminución en la absorción de zinc y agravar la condición.  La fotosensibilidad es una asociación frecuente.  Por lo que si un bebé presenta dermatitis erosiva periorificial, con alopecia, diarrea y/o fotosensibilidad, debería considerarse el déficit de zinc.  A veces, los pacientes se presentan con infecciones cutáneas persistentes (ej candidiasis, paroniquia, blefaritis y conjuntivitis), en vez de las lesiones cutáneas características.

Los cambios cutáneos de la deficiencia de zinc adquirida (no heredado) son similares, generalmente más leves que la forma heredada.  Las lesiones se desarrollan en pocos días y principalmente se ubican en zonas periorificiales.  Las lesiones son eccematosas, placas escamosas que pueden desarrollar vesículas, ampollas o pústulas.  La piel subyacente presenta eritema, y puede haber fisuras.  Las áreas sometidas a roce, como los lados de la cara, piel en contacto con sondas NG, y talones en pacientes postrados desarrollan lesiones similares.  Son comunes las infecciones bacterianas y fúngicas.  La queilitis angular es una manifestación temprana común seguida de paroniquia.  En ausencia de tratamiento las lesiones cutáneas se erosionan y los pacientes desarrollan alopecia y fotofobia. 

¿Qué aporta éste artículo a la práctica dermatológica?.

El zinc es un elemento esencial que es un componente integral de varias métalo-enzimas del cuerpo y actúa en varias funciones biológicas.  La presentación clínica del déficit de zinc varía y depende del nivel sérico de zinc.  Mientras que un nivel significativamente bajo de zinc ocasiona características similares a la acrodermatitis enteropática, la hipozincemia leve representa una apariencia menos característica, por lo que puede subdiagnosticarse.  Se requiere el reconocimiento de varias lesiones cutáneas para sospechar e identificar casos de deficiencia de zinc.  Aunque varios tests de laboratorio son útiles, la respuesta terapéutica en casos sospechosos sigue siendo el patrón oro del diagnóstico.  La estimación del zinc sérico sóla no es muy segura porque la actividad de la enfermedad no necesariamente se correlaciona con el nivel de zinc sérico.  El suplemento de zinc ocasiona una rápida respuesta y las lesiones de piel curan sin secuelas permanentes.

Sin embargo, las alteraciones pigmentarias pueden persistir por más tiempo.  Se deberían identificar los factores predisponentes y corregirlos.


Galería de imágenes